domingo, 30 de octubre de 2011

Liberación de mi opera prima


Libro gratis: Los cerdos entran ordenadamente al matadero
Los cerdos entran ordenadamente al matadero fue mi primera novela. Como opera prima le tengo un cariño especial. Es un libro en el que volqué muchas de mis obsesiones. Blade Runner. Ghost In The Shell. Steve Jobs. Cyberpunk. Megacorporaciones. Lucha extrema. Narrativa experimental. Terrorismo. Hackers. Grupos antisistema. Campos de concentración. Globalización.  Alienación laboral… En fin, un coctel explosivo que espero que os guste.
Ahora la pongo a disposición de todos aquellos que deseen leerla sin pagar un céntimo.
Sí, habéis oído bien. Totalmente gratis. Las razones de hacerlo se debe a que la editorial que me la publicó en su día no me ha pagado todavía un duro. Ni creo que tenga intención de hacerlo. Me da igual. Aquí la tenéis a vuestra entera disposición.
Para ello sólo debéis de pinchar en el enlace de descarga que hay debajo de la imagen de la portada, ubicado en Google Sites.
Un saludo a todos.

30 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, por darnos una pieza más para montar el puzzle de la verdad.

Anónimo dijo...

A veces el autor, en su empeño desesperado de querer publicar, no quiere ser consciente y asumir que su producto es un absoluto fracaso.
Es tan elevado el grado de demencia con el que ha concebido a la "criatura" y tan gravísimos e irreversibles los daños estructurales que presenta, que hubiera sido preferible haberla abortado a tiempo.
De nada sirve "obligar" al lector a consumir el producto si éste no reúne los mínimos requisitios sanitarios que permitan su consumo. No dudo, autor-progenitor, que debes de estar orgulloso de tu "criatura" -no deja de ser una proyección de tu propio Ser- pero has de saber que el haberla presentado a la humanidad con semejante malformación en su estructura indica el altísimo grado de perversión y soberbia que sin duda posees.

Miguel Barqueros dijo...

Gracias, anónimo, por tu sincero comentario... Este es un libro primerizo (que, por cierto, una editorial que no se dedica a la autoedición publicó hace ya unos cuantos años por algún intrínseco motivo), en el que me permití el lujo de experimentar. El resultado es, probablemente, una obra caótica, en la que se entremezclan géneros y gustos estéticos. Por lo tanto no es una novela al uso, ni nunca lo pretendió. Digamos que es un artefacto extraño que he puesto a disposición de quien quiera leerlo... En serio, me alegra que no te haya gustado. Al menos te preocupaste de leerlo: y para mí eso ya es importante.
Un saludo joyceniano.

Anónimo dijo...

Realmente no he llegado a leer el producto (lo que usted proclama orgulloso como su "ópera prima") en su totalidad; sólo páginas sueltas aquí y allá y el anticipo de "American Zombie". Ya tuve suficiente con lo leído hasta ahora para hacerme una idea muy precisa del rudimentario y violento estilo que emplea a la hora de escribir una historia; buscando impactar al modo en que lo haría un adolescente con graves trastornos psicológicos. Quizá le resulte estimulante descargar de esa rudimentaria forma los miedos obsesivos que tanto le atormentan, pero le aconsejo, antes de publicar las monstruosidades que impregnan su mente obscena, que piense y recapacite: "Qué quiere contar y de qué manera va a ser contado". No todo vale por el mero hecho de querer escribir historias impactantes. Escribir con la única intención de querer impactar al lector con lo más "gore" que se le ocurra, no le legitima en ningún modo y lo único que consigue es evidenciar sus propias carencias.
Lo realmente impactante, a mi modo de ver, no son las escenas que usted intenta, con exagerada pasión y crudeza, describir en sus historias; sí en cambio,la salvaje forma en la que éstas están escritas, que es muy distinto.

Miguel Barqueros dijo...

Mi querido, y atento anónimo, veo que estás muy obsesionado con la estructura de mis libros. Así que te haré alguna aclaración...
Mis dos libros poseen cada uno diferentes estructuras. El de los cerdos es una especie de diario, escrito en primer persona, donde el protagonista va desgranando en capítulos cortos sus vivencias, inquietudes y pensamientos, mezclados con retazos de ensayos que no sabemos nunca si lo has copiado de algún sitio o los escribió el mismo. Aquí la finalidad es entrar en la mente del protagonista y ver su progresiva metamorfosis... Por contra, la de los zombies está concebida como un puzzle formado por recortes de periódicos. entradas de blogs, noticiarios, fragmentos de documentales, vídeos de youtube, páginas de diarios y mil cosas más. Al principio todo es caos y confusión, pero a medida que uno avanza en la lectura van encajando las piezas. Es decir, revelar la manipulación a la que nos someten diariamente los medios de comunicación a través de unos hechos ficticios, que a su vez me sirvieran para hacer un poco de critica social. Los zombies solo son una puta excusa para hablar de la condición humana.

Por cierto, una pregunta: ¿Has leído a Joyce? ¿Y qué me dices de William Burroughs? ¿Qué entiendes tú por literatura? ¿Cuales son las normas que hay que seguir? ¿Y quién las dicta? ¿Acaso no se pueden transgredir? ¿O la literatura, según tú, es algo que ha de seguir unos estrictos parámetros ya establecidos de antemano?... Si así fuera, yo ya habría dejado de leer hace mucho o me habría limitado a leer únicamente a los clásicos.
Un saludo.

P.D.: Dado que eres muy versado en critica literaria, recomiendame algun escritor o un libro en concreto. Quiza asi pueda salir de una duda que tengo.

Anónimo dijo...

Por favor, relájese; las exaltadas explicaciones que da para intentar justificar su producto no merecen el más mínimo comentario aunque se agradecen los detalles. Fíjese en cómo define a sus "criaturas" cuando se dirige a ellas: "el de los cerdos es una especie de diario..." "-Por contra- (como usted mismo escribe), la de los zombies está concebida como un puzzle..."
Qué quiere que le diga señor; ni siquiera es capaz de nombrar a las "criaturas"con su título original y eso resulta muy significativo ¿sabe? En mi humilde opinión ha proyectado usted tanto odio en la elaboración de sus "criaturas", que ahora ni siquiera puede mirarlas sin sentir vergüenza de usted mismo. Siga retratándose como ha hecho hasta ahora y mi teoría quedará confirmada en su totalidad. Le aconsejo que piense y recapacite.

Miguel Barqueros dijo...

Dado que eres muy dado a dar consejos, te daré yo otro...
Deja de leer tanto premio planetario y libros de autoayuda y léete el "Ulises" de James Joyce.
Y, por cierto, deja las criticas literarias para gente más ducha que tú en estas cuestiones. De lo contrario corres el riesgo de hacer el ridículo.

Anónimo dijo...

Parece que no sabe encajar demasiado bien la crítica; suele pasar. Sobre todo a personas tan soberbias como usted, con un fuerte temperamento y un desmedido egocentrismo. Pero no se preocupe, será mi última intervención, no vaya usted a traumarse. Bueno, como de costumbre haré caso omiso de sus huecos consejos infundados; qué sabrá usted lo que leo o dejo de leer y en base a qué extraño criterio selectivo leo esto o aquello otro; por favor, sea usted serio. Lo único que aquí ha quedado demostrado de una manera categórica, es su total falta de escrúpulos al presentar a la humanidad semejantes engendros literarios y querer venderlos al público como productos de calidad superior; obligando incluso a los lectores a que consuman semejante bazofia concentrada. Es verdaderamente lamentable ver cómo prostituye a sus "criaturas deformes" por las cloacas virtuales.¿Cómo ha llegado a esta penosa e indigna situación?

Gundor84 dijo...

"Parece que no sabe encajar demasiado bien la crítica; suele pasar."

Hombre, American Zombie ha recibido más de una docena de reseñas (y salvo una, casi todas positivas). El problema reside en que tú no haces una critica negativa (que aceptaría sin ningún problema) sino que arrojas bilis ante lo que desconoces sin basarte en fundamentos solidos. Primero hay que conocer a fondo la materia que se va a tratar; lo cual no es tu caso.

"...personas tan soberbias como usted, con un fuerte temperamento y un desmedido egocentrismo."

Vaya, te has descrito a la perfección. Sólo hay que ver el tono y el contenido de tus comentarios (incluyendo tu artificial forma de escribir, carente de originalidad y elegancia). El problema es que tu mediocridad te delata.

"...qué sabrá usted lo que leo o dejo de leer y en base a qué extraño criterio selectivo leo esto o aquello otro..."

Como diría el refrán, “dime qué lees y te diré quién eres”... Por tu evasiva respuesta, veo que no has leído a Joyce (imagino que no sabes ni quién es, aunque ahora lo mirarás por la Wikipedia) y eso, amigo mío, te imposibilita para criticar las estructuras de mi libros. Por lo que veo son demasiado farragosas y monstruosas para ti; pues ponte a leer al maestro dublinés o a W. Burroughs para que flipes en colores. Los dos están considerados por la crítica oficial como dos innovadores literarios. Pero claro, gente como tú dirán que son una mierda... Sí, lo confirmo, eres lector de premios planetoides.

"...su total falta de escrúpulos al presentar a la humanidad semejantes engendros literarios y querer venderlos al público como productos de calidad superior; obligando incluso a los lectores a que consuman semejante bazofia concentrada. Es verdaderamente lamentable ver cómo prostituye a sus "criaturas deformes" por las cloacas virtuales.¿Cómo ha llegado a esta penosa e indigna situación?"

Pues he llegado después de ganar varios premios literarios y de ser publicado por editoriales para que puedas encontrar, por ejemplo, American Zombie en los estantes de un FNAC o un Corte Ingles. Es lo que sucede con los engendros, no siempre viven recluidos en las madrigueras de la insana envidia. Incluso una obra finalista del Premio Anagrama de Ensayo (¿te suena?) no sólo se permite el lujo de mencionar mi engendro entre sus páginas, incluso se atreve a transcribir algún que otro fragmento... Sí, ya lo sé... El horror, el horror...

Anónimo dijo...

Bueno, mi querido pseudoescritor con aires de grandeza, no tendré más remedio que aceptar su infundada crítica a mi última crítica de sus obras penosamente publicadas, con deportividad y, si me lo permite, con cierta ironía. Es usted, y únicamente usted, el que ha quedado retratado, tanto en sus textos como en su burda manera de rebatir las cuestiones que aquí se están planteando. Fragmentar mi intervención párrafo a párrafo y especular con ella como hace usted, queriendo ver más allá que lo que su intoxicada mente le permite, demuestra su "infantilismo" intelectual y las ansias de querer tener, cueste lo que cueste, la razón. Quizá esté invirtiendo demasiado tiempo en usted, y que incluso esto le favorezca -en vista de las dificultades y penurias a las que ha tenido que enfrentarse para poder sacar a la luz sus "experimentos literarios"-, pero déjeme decirle que de las reseñas y comentarios favorables aquí y allá de críticos o editores no vive un escritor. Ha de saber que es necesario publicitar los productos -tanto el suyo como el de otros miles como usted- si lo que pretenden es venderlos. Algo que en su caso, tristemente para usted, no ha sucedido; o dicho de una manera más precisa, sus productos no han reunido los mínimos requisitos elementales y no han cumplido con las expectativas que exige el mercado. Por mucho que usted intente divinizarlas, sus monstruosos productos pertenecerán al submundo, no solamente por su temática, sino por la anormal forma en la que están escritas, como ya le dije en una anterior ocasión. Que usted pretenda emular, con las trágicas consecuencias que ello conlleva, a sus ídolos literarios, no le hace merecedor de la fama y el prestigio que éstos consiguieron. Como le dije en una anterior Piense, recapacite y...Suerte.

Anónimo dijo...

Bueno, mi querido pseudoescritor con aires de grandeza, no tendré más remedio que aceptar su infundada crítica a mi última crítica de sus obras penosamente publicadas, con deportividad y, si me lo permite, con cierta ironía. Es usted, y únicamente usted, el que ha quedado retratado, tanto en sus textos como en su burda manera de rebatir las cuestiones que aquí se están planteando. Fragmentar mi intervención párrafo a párrafo y especular con ella como hace usted, queriendo ver más allá que lo que su intoxicada mente le permite, demuestra su "infantilismo" intelectual y las ansias de querer tener, cueste lo que cueste, la razón. Quizá esté invirtiendo demasiado tiempo en usted, y que incluso esto le favorezca -en vista de las dificultades y penurias a las que ha tenido que enfrentarse para poder sacar a la luz sus "experimentos literarios"-, pero déjeme decirle que de las reseñas y comentarios favorables aquí y allá de críticos o editores no vive un escritor. Ha de saber que es necesario publicitar los productos -tanto el suyo como el de otros miles como usted- si lo que pretenden es venderlos. Algo que en su caso, tristemente para usted, no ha sucedido; o dicho de una manera más precisa, sus productos no han reunido los mínimos requisitos elementales y no han cumplido con las expectativas que exige el mercado. Por mucho que usted intente divinizarlas, sus monstruosos productos pertenecerán al submundo, no solamente por su temática, sino por la anormal forma en la que están escritas, como ya le dije en una anterior ocasión. Que usted pretenda emular, con las trágicas consecuencias que ello conlleva, a sus ídolos literarios, no le hace merecedor de la fama y el prestigio que éstos consiguieron. Como le dije en una anterior Piense, recapacite y...Suerte.

Miguel Barqueros dijo...

¿Pseudoescritor? Vaya, desde la cobardía del anonimato es fácil insultar y menospreciar a otros. Todavía no has tenido los cojones para dar la cara. Eso demuestra ya tu catadura moral.

¿Las expectativas que exige el mercado? Cada vez lo tengo más claro. Eres un subproducto de esta sociedad.

Anónimo dijo...

¿Se siente insultado dice? Por favor, un insulto a la inteligencia es precisamente lo que usted escribe. Déjese de memeces y de moralinas (usted habla de moral, que poca vergüenza por favor) y admita que es un auténtico mentecato literario. Me aburre, sinceramente. Por cierto, una pregunta, ¿no habrá sido usted mismo el autor del primero de los comentarios anónimos que dice no se qué de un puzzle de la verdad? En fin, que es usted penoso, qué quiere que le diga. Agur!

Miguel Barqueros dijo...

Yo soy Miguel Barqueros Gonnet. ¿Tú quién coño eres, aparte de ser un cobarde que se esconde en el anonimato como un niño asustadizo?

Anónimo dijo...

Soy una mujer que no necesita darse a conocer. Usted busca desesperadamente la fama de una manera patética; aparentando que es erudito cuando no es más que un pobre infeliz con mucho odio y rencor dentro. Mi teoría ha quedado confirmada: Egocéntrico, soberbio, machista y con una alta dosis de malignidad e ignorancia. ¿A qué tiene usted miedo? ¿Quizá a morir siendo un don nadie?

Miguel Barqueros dijo...

¿Machista? ¿En qué momento he realizado un comentario que pueda considerarse machista? Es más, yo pensaba que eras un tío.

Aquí la única prepotente y soberbia, que va de erudita por la vida, eres tú. Después de todo, fuiste tú la que empezaste metiendo cizaña, buscando desde el principio polémica barata. Pero cuando viste que te estaba respondiendo de forma educada, incluso reconociendo ciertos fallos en mi obra, arremetiste de forma todavía más violenta. ¿Por qué?
Ahora dime, ¿quién es el infeliz en esta absurda discusión de besugos? ¿El que empieza provocando o el que responde a las provocaciones?
Yo por mi parte no voy a responder más a tus quites. Buscate a otro gilipollas o vuelvete a tu foro de mierda, a seguir comentando el último best-seller de moda.
Fin de la discusión.

Bunny Croonerberg dijo...

Me compré el American Zombie en mi último viaje a Tenerife, hace un par de días, y he de decir que es un libro que debería pasar a película de manos del mismísimo George A. Romero. Max Brooks se fue por andurriales geopolíticos, dejando al zombie en un segundo plano. De él me gustó 'Guía de Superviviencia', pero entre Guerra Mundial Z y el American Zombie, me quedo con este último con los ojos cerrados, y eso que le he encontrado alguna que otra cosita que no me ha hecho tilín (no relacionada con el argumento) pero que no empañan el resultado final para nada. Voy por más de la mitad del libro y no puedo parar. Un pedazo de libro. Éste al que os referís, no lo he leído. Si encuentro oportunidad y algún día me puedes firmar el ejemplar que conseguí, te lo agradecería. Por cierto... se hace alusión a que trabajas de verde, pero te dejan con el gusanillo de saber a qué se refieren. Sé que no tiene importancia, pero si pudieras dejarlo caer por aquí, estaría de puta madre; y es el que el friki disfruta con datos referidos a su autor. Muy buena obra el 'American Zombie' y con el tiempo leeré la primera. Hasta una nueva entrada.

Bunny Croonerberg dijo...

Ah... me olvidaba Miguel. Si fuera tú, el Blogger tiene una opción para filtrar los comentarios segúnt te van llegando; pues bien... en casos como comentarios que no vienen a cuento y que he tenido el disgusto de leer por aquí (no aportan nada y entran directamente en la descalificación porque sí y desde las sombras) los borraba de inmediato. Una cosa es decir que un libro no te gusta y argumentar; y otra muy diferente entrar a insultar al autor porque sí, sin dar explicaciones y calificándolo sin conocerlo como persona. Y Miguel... no me digas en que trabajas mejor, que si no lo diste a conocer, tus razones tendrás. Repito Miguel: 'no a los trolls en tu blog, please'; filtra primero y decide quién entra y quién no. Un comentario puede ser de alguien al que no le haya gustado tu libro, pero se nota aquel que entra a joder y descalificar porque "me sale de los huevos". Hasta una nueva entrada.

Carlos dijo...

Vaya, yo que entraba tan contento para comentar y me encuentro con que un troll ha enrarecido el ambiente hasta puntos que resultan desagradable y muy incómodos.
Lo que tenéis que aguantar a veces los autores es increíble.

Bueno, después de eso, lo primero decir que muchas gracias por el ebook, que acabo de terminar y que me ha gustado mucho.
El estilo me ha parecido muy interesante y no se me ha hecho ni pesado ni aburrido en ningún momento, sólo por eso (algo que no es tan fácil) ya me parece un buen libro y no me importa nada la opinión del acalorado troll.

Respecto a quien critica tan incendiariamente (valientemente llamado "Anónimo", ni un triste nick se atreve a poner), creo que lo mejor es que hagas lo que te recomienda Bunny Croonerberg, y es que una cosa es criticar algo que no le haya gustado y otra el camino que lleva, que más parece ser un odio personal que una crítica a un libro o estilo.
Es más, parece ser o alguien cercano a ti (rival, ex-mujer, ex-novia) o alguien a sueldo de ELLOS, esto último no dejaría de ser hasta gracioso.

No borres los mensajes, pues se retrata solo, pero yo sí que le bloquearía desde ahora pues esta gente se alimenta del mal rollo.
Ah, perdón querida troll, que dices que eres una mujer. Yo también debo ser un machista...

Muchas gracias por el libro de nuevo, Miguel.

Miguel Barqueros dijo...

Hola, Bunny.

Me alegra saber que te gusta American Zombie. Sobre lo de firmarte un ejemplar, hasta no hace mucho lo hubiese podido hacer sin ninguna pega porque vivía en Santa Cruz de Tenerife, aunque antes viví dos años en La Palma. Pero desde hace un tiempo, y por razones de trabajo (soy militar, lo cual explica lo de verde), vivo en Jaca (Huesca). Si te pasas por aquí te firmo el libro y te invito a una cerveza...
Mucha gente que ha leido el libro suele comparararlo con Guerra Mundial Z. Lo cual no me disgusta, al contrario. Pero mientras el GMZ se centra más en los datos y estadisticas, yo prefiero ahondar más en las atmosferas, sin dejar de lado la crítica social.
El problema, a mi entender, surge cuando quieres salirte de los cauces habituales para contar tu historia. Es entonces cuando te encuentras con la oposición frontal de ciertos lectores (como el anónimo anterior). Una persona de ideas fijas y habituada a leer la literatura de supermercado (lineal y mascada a más no poder) que es incapaz de comprender que la literatura (como cualquier otra expresión de arte) no conoce más limites y barreras que la de su creador. Pero en fin, ¿qué puedes hacer? ¿Banearla? ¡Bah, yo creo en la libertad de expresión! ¡Si lo hiciese sería un hipocrita! Así que le dejo echar su mierda por la boca. Creo que en el fondo hasta me entretiene.

Un saludo y gracias por tus comentarios de apoyo.

Miguel Barqueros dijo...

Hola, Carlos.

Gracias a ti por haberte leido el libro y haberte tomado la molestia de hacer un comentario. Eso siempre es de agradecer.
Siempre he sido consciente de que Los cerdos entran ordenadamente al matadero no es un libro redondo y adolece de fallos. Después de todo era mi opera prima. Y la escribí hace muchos años, cuando aún no tenía muy definido mi estilo. Pero tambien es cierto que gracias a ella aprendí a experimentar y a no tener miedo a la hora de mezclar géneros (algo que me encanta, por cierto)...
Sobre lo del troll ya lo he dicho todo en un comentario anterior. Algún día se acabará cansando y no volverá a salir de su agujero-foro (creo que viene de Abretelibro, a juzgar por el tono amarillista de sus comentarios).

Un saludo, Carlos, y muchas gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Cuando finalice mi intervención, pueden arrojar todas las piedras que quieran sobre mí, pero no acallarán lo que es una crítica libre y sincera; los insultos que me dedican, tanto usted como sus dos colegas, quizá sean un reflejo de su rabia e impotencia. Sólo reflejé mi pensamiento sobre lo que me parece su primitivo y rudimentario método de escribir historias; vuelvo a repetir: al modo en que lo haría un adolescente con graves trastornos psicológicos, tanto por su infantil estructura interna como por las sórdidas y escabrosas escenas, aberrantes incluso, que se reproducen. No me asusta la temática de sus novelas ni me impresiona el rudo y violento lenguaje que emplea en ellas, pero lo que verdaderamente echa en falta un/a lector/a cualificad@ en sus novelas, es la depuración de estilo y una correcta y extensa sucesión de ideas que logre encadenar los acontecimientos que se relatan; una coherencia interna en cada una de las partes que componen un todo y que en sus obras no es posible debido al caos reinante. De esta forma, de la manera en la que usted lo hace, lo único que demuestra es su total falta de adiestramiento y su incapacidad de narrar historias que ambienten al lector, de una manera natural, en esa atmósfera que usted pretende conseguir y que, en mi opinión, no logra transmitir. Usted escribe con "flashes", fogonazos de ingenio gore aquí y allá con los que pretende impactar o innovar en la literatura de género Z. y a mi modo de entender lo único que deja evidenciado. es su inexperiencia y sadismo en las formas. Podría llegar a profundizar mucho más en mis conclusiones, pero considero que he empleado demasiado de mi precioso tiempo en usted y en sus experimentos literarios. No entiendo tampoco el motivo de su malestar cuando es usted mismo el que escribe de una manera insultante y amoral. Muchas gracias por atenderme.

Bunny Croonerberg dijo...

Lo que hay que leer (refiriéndome al ánonimo). En uno de mis blogs ya hubieras dado al traste vía baneo junto con tu amargura por no poder (y ahí va mi hipótesis) haber visto publicada tu obra. ¿Libertad de expresión, no? Pues ahí queda mi opinión libremente reflejada. Ah... y que sepas que lo que vea firmado como anónimo, no lo pienso leer. 'El Fantasma de la Opera' en las películas. Es queee... hay que joderse. Si no te gusta la serie B y los zombies, lea usted 'La Inmortalidad' de Milan Kundera (devorado por un servidor), también un buen libro en su estilo... ¡¡¡pero un tostón de tres pares de cojones!!! xD. Ah, y te recomiendo que emplees esa energía absolutamente negativa, en escribir algo para 'Sálvame' y esa tipo de prensa rosa. ¡Vas a triunfar!... te lo digo yo. No desesperes, que algo te publicarán. Hasta más ver y hasta la próxima entrada, que será no relacionada con este individuo/a. En fin... como dicen por aquí, por las Canarias 'Chupe usted un tuno (higo pico) sin pelar; o ¡échese una papa! :))))))

Miguel Barqueros dijo...

No he leido ese libro de Milan Kundera. Pero sí que pude disfrutar de La insoportable levedad del ser y La broma. Este último me pareció muy bueno... Me da la impresión de que esta lectora no degusta platos tan fuertes. Es una pena. Hay todo un mundo por descubrir ahí fuera.

Athman dijo...

Este troll , que dice ser mujer y va de culta y leida, es simplemente UN gilipollas. Me huele a que cobarde como es, aparte de mantenerse en el anonimato para soltar toda su mierda pseudo-intelectual, quiere engatusarte para que no sospeches quien puede ser.
Envidia mala por haber publicado o rabieta infantil por el hecho de darle en las narices a la editorial, liberando la novela. Ni más, ni menos.
Tu ni caso, que nunca hay que alimentar al troll.
La novela puede gustar o no. Y uno está en su derecho de dar su opinión, argumentando razones. No escupiendo veneno y dandoselas de "yolosabo" sin entrar más que al ataque personal. Tu mismo admites que tu obra puede resultar algo caotica y fuera de lo establecido, así que no hay motivo para que el pedazo de cretino este entre a cuchillo, con sus ataques puramente personales y sin criterio literario alguno.
En fin, tio. Que para el martes el proximo finde, colgare la reseña en la web, donde comentare lo que personalmente, me ha parecido la novela. Sin pretender nada más que dar mi opinión como lector y lo que me ha parecido.
Un saludo.

Miguel Barqueros dijo...

Gracias, Athman. Ya estoy ansioso por poder echarle el diente a tu reseña. Como ya dije, es un libro primerizo que adolece de fallos y de estar poco depurado. Pero en el ya muestro algunas de mis inquietudes y obsesiones... Sobre el tema del troll puede que los tiros vayan por los derroteros que apuntas... En fin, sin trolls no hay hobbits ni Tierra Media... Por cierto, ¡¡¡tengo una idea!!! Crear una ONG para apadrinarlos y darles el cariño que necesitan... Yo, para empezar, me quedo con este. ;-)

Un saludo y un abrazo, compañero.

Anónimo dijo...

Otro superfriki entró en escena. El zombi Athman con su criterio podrido de lo que puede llegar a significar arte literario. Mira, Athman, que tengas un blog friki, dirigido a frikis como tú, o una superfrikiweb dedicada a dar tu insignificante punto de vista sobre películas o literatura Z, es como ver ascender el humo en silencio. No estáis legitimados para poder rebatir mis argumentos. Sois una pandilla de catetos que queréis ir de guays. Lamentable.

Anónimo dijo...

Por cierto, Athman, ya podrías transcribir íntegramente ese pedazo de reseña para que podamos disfrutar todos de tu superfluo estilo crítico. Un saludo.

Athman dijo...

Y se oye un rumor en la lejania.. ¿O ha sido el perro, que se ha tirado un cuesco? Porque huele igual y suena parecido. Así, como Anónimo.... XDXDXDXD

Miguel Barqueros dijo...

Athman, estos trolls no tienen remedio. Lo mejor es ignorarlos. Ellos destruyen, nosotros creamos... Allá cada uno con su conciencia de rata envidiosa.
Un abrazo, amigo.